CADENA PERPETUA

“Decía Séneca, en boca de Platón que como sociedad prudente no penamos porque se haya delinquido, sino para que no se delinca.”

El Grupo Parlamentario Popular defendió el pasado 1 de febrero en el Pleno de la Asamblea de Madrid una Proposición No de Ley con la que apoyar la no derogación de la prisión permanente revisable. Propuesta que no salió adelante gracias a los votos en contra de Podemos y PSOE y la abstención de C´s. Esta es una de esas mociones prefabricadas que se envían a los distintos municipios para llegar al debate de la Asamblea con cierto apoyo municipal, pero ustedes aquí la traen tarde, puesto que, como les digo, ya ha sido tumbada en la propia Asamblea de Madrid.

En el año 2015 se reintrodujo la cadena perpetua en solitario y sin escuchar absolutamente a nadie, una institución desaparecida de nuestra legislación penal desde el año 1928, durante la dictadura de Primo de Rivera, y a la que se denominó eufemísticamente “prisión permanente revisable”, basándose en la “extrema gravedad” de determinados delitos. No está de más recordar los motivos que condujeron al legislador de 1928 a abolir la cadena perpetua, que también era revisable: “Permitir a la legislación española, tan calumniosamente tachada de cruel, ocupar puesto de honor entre las más humanitarias”.

Según el Manifiesto de Manifiesto contra la cadena perpetua suscrito por Juezas y Jueces para la Democracia ustedes ocultaron a la opinión pública que:

  • El Código Penal, tras la reforma de 2003 ya permitía el cumplimiento efectivo de hasta 40 años de prisión y había endurecido notablemente el acceso a los beneficios penitenciarios. Es decir, la reforma que ustedes plantearon era innecesaria.
  • En los países de nuestro entorno cultural y jurídico donde hay cadena perpetua, no existe al mismo tiempo un régimen de cumplimiento efectivo tan durocomo el introducido en el año 2003.
  • Se trata de una pena contraria a la Constitución, pues se contrapone a principios básicos como los de legalidad y temporalidad de las penas y prohibición de las penas inhumanas y degradantes.
  • La regulación vulnera el mandato constitucional de orientación de las penas a la reinserción,
  • Los centros penitenciarios en España ya se encuentran saturados pese a las bajas tasas de delincuencia. Nuestro país tiene uno de los índices de criminalidad más bajos de Europa (el tercero más bajo después de Portugal y Grecia). Según los últimos datos disponibles del Consejo de Europa, a finales de 2014 el tiempo de estancia media en prisión en España era de 17 meses frente a los 8 de Alemania, los 8 de Bélgica, los 2,8 de Holanda o los 13 de Italia…
  • La esperanza de alcanzar la libertad a través de la revisión de la pena es ficticia, lo que vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

A finales de 2017 se propuso la derogación de la cadena perpetua abriendo la posibilidad de racionalizar el sistema de penas. Sin embargo, el Gobierno lejos de repensar esta propuesta, plantea no sólo mantenerla sino ampliar los supuestos sin ningún tipo de informe o base criminológica.

Esto no es más que una respuesta mediática a un problema mediático. El PP carece de cualquier tipo de política criminal para prevenir y dar respuesta a la delincuencia y se dedican a la propaganda populista, que es lo suyo.

Ustedes en vez de ir a la raíz de los problemas y dotar de medios policiales y judiciales a la investigación y detención en los casos de personas desaparecidas o asesinadas, deciden proponer la prisión permanente revisable.

Ustedes, como de costumbre, vuelven a apropiarse del dolor de una familia que ha perdido a un ser querido en un crimen terrorífico y deleznable. Y como es práctica habitual en su partido, han aprovechado la conmoción generalizada por el caso de Diana Quer para intentar aumentar los delitos castigables con este tipo de pena, que no es otra cosa que un eufemismo de la cadena perpetua. Jugar con ese sentimiento es jugar con el legítimo dolor de las víctimas. Es más, es un absoluto error tratar de regular las cuestiones de justicia desde el enfado o la conmoción porque seguro nos vamos a equivocar, este tipo de cuestiones exigen racionalidad y templanza por un lado y ser absolutamente generosos y honestos por otro para ser capaces de no ver en esto una oportunidad de rédito partidista. Con esta propuesta, el PP está descuidando cualquier pretensión preventiva del derecho penal al convertir las penas en un instrumento de venganza.

Decía Séneca, en boca de Platón que como sociedad prudente no penamos porque se haya delinquido, sino para que no se delinca. Por otro lado, y según la sentencia del TC 55/1996, penar más allá de lo que requiere esta función disuasoria no es más que “un derroche inútil de coacción”.

Además de estas propuestas populistas, ¿qué medidas han planteado para garantizar la seguridad de las víctimas? Se lo decimos nosotras, un pacto de estado contra la violencia de género que no reconoce como violencia machista a la que acontece fuera de la familia o la pareja y que no cuenta con fondos para que la lucha contra la violencia machista sea efectiva. Los casos como el de Diana Quer o Marta del Castillo o tantos otros que ustedes acostumbrar a utilizar para manipular la opinión pública respecto a la cadena perpetua, son fruto de agresiones y violencias machistas, violencias que no reconocen, violencias que se tratan con total impunidad y que carecen de los recursos y la dotación presupuestaria suficiente ni en el estado ni en la comunidad.  Por no hablar de su capacidad selectiva a la hora de elegir por qué víctimas luchar…

El Grupo de Estudios de Política Criminal, Juezas y Jueces para la Democracia, la Asociación de Juezas y Jueces Ágora Judicial, la Unión Progresista de Fiscales además de más de 200 juristas individuales entre los que se encuentran catedráticxs, profesorxs universitarixs, jueces y juezas han exigido la inmediata derogación de una institución innecesaria, cruel e incompatible con un sistema de intervención penal basado en la razón y en los derechos fundamentales.

Ustedes que se jactan de trabajar por Navalcarnero, recordarles que su trabajo se limita a hacer mesas en la plaza para publicitar la muy cuestionable labor del gobierno en la comunidad y a meter alguna que otra moción populista de alcance nacional para sacar rédito o desviar la atención de los gravísimos asuntos de corrupción en los que está envuelto su partido a todos los niveles, municipal, regional y nacional. Ese es todo el trabajo que hacen ustedes por Navalcarnero. ¿Les parece oportuno, con la que está cayendo, con todo lo que está saliendo a la luz sobre la gestión del PP de Navalcarnero venir a tratar este tipo asuntos?

¿qué será lo próximo, pedir que se cortemos las manos a los corruptos que nos roban y trapichean con el dinero público? No sé yo si eso les interesará tanto…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s