SI NOSOTRAS PARAMOS, SE PARA EL MUNDO…

“La huelga que se plantea no es una protesta laboral al uso, su seguimiento no se podrá medir solo con indicadores clásicos porque el trabajo de muchas mujeres sigue siendo no remunerado e invisible. Es una huelga que va más allá de lo que se identifica como paro laboral porque la participación de las mujeres afecta a todas las esferas de la vida y por tanto debe afectar o llegar a otros espacios como es de los cuidados, el del consumo, la vida estudiantil y la asociativa.”

Consideramos necesaria una convocatoria de denuncia frente a las desigualdades, discriminaciones y las violencias que sufrimos más de la mitad de la población.

Esta moción pretende servir de apoyo a los diferentes colectivos y asociaciones de feministas, sociales y sindicales que plantean diferentes acciones para denunciar estas desigualdades. Dentro de estas acciones se encuentra la convocatoria de huelga general, paro de dos horas y manifestaciones en todo el Estado

La huelga que se plantea no es una protesta laboral al uso, su seguimiento no se podrá medir solo con indicadores clásicos porque el trabajo de muchas mujeres sigue siendo no remunerado e invisible. Es una huelga que va más allá de lo que se identifica como paro laboral porque la participación de las mujeres afecta a todas las esferas de la vida y por tanto debe afectar o llegar a otros espacios como es de los cuidados, el del consumo, la vida estudiantil y la asociativa.

Pretendemos con esta moción adquirir una serie de compromisos:

  • Apoyar la participación a la convocatoria de todas las actividades preparadas para el 8 de marzo.
  • Facilitar su difusión a través de las redes sociales municipales
  • Suspender los actos institucionales en el ayuntamiento.
  • Instar a las administraciones a actuar en contra de la violencia machista incluyendo el aspecto económico.
  • Instar al gobierno central a ratificar el convenio 189 y la recomendación 201 de la OIT
  • E instar al gobierno de CM a aumentar el presupuesto en igualdad y lucha contra la violencia machista.

Al grito de “ni una menos, vivas nos queremos” que lanzaron las feministas argentinas se llevó a cabo la primera huelga global de mujeres de trabajo productivo y reproductivo el 8 de marzo de 2017. Millones de mujeres de 70 países ocupamos las calles para hacer visibles nuestros trabajos, nuestras demandas y nuestros cuerpos.

En 2018 queremos llegar más lejos y queremos que nadie pueda mirar a otro lado frente a nuestras propuestas. Queremos un 8 de marzo más reivindicativo ya que parece que cuanto más crecen los movimientos feministas menos esfuerzos se hacen por atender nuestras peticiones.

Es una huelga que va más más allá de lo que se identifica como paro laboral porque la participación de las mujeres se produce en todas las esferas de la vida, y la huelga tiene que alcanzar también otros trabajos y espacios: el de los cuidados, el consumo, la vida estudiantil y asociativa.

Sabemos que estamos sometidas a desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al patriarcado, el trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la formación y la participación ciudadana, por las diferencias que atravesamos alguna de nosotras según la procedencia, la clase, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y habilidades. Pero la huelga es de todas, hay un hueco para todas.

Queremos acabar con los privilegios de una sociedad patriarcal y capitalista, racista y depredadora con el medio ambiente. No queremos seguir perpetuando el actual modelo social y económico masculino y queremos hacerlo desde un movimiento transfronterizo y transcultural.

Las movilizaciones del 8 de marzo forman parte de las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida, por la justicia social, la vivienda, la salud, la educación, la soberanía alimentaria, y la laicidad, contra los tratados de libre comercio, la explotación y muchas otras luchas colectivas. Se plantea otra forma de entender y organizar la vida, la economía y las relaciones.

Porque nos faltan todas las mujeres que han sido asesinadas por el hecho de serlo, víctimas de feminicidio, y que cada día son más; porque 1000 mujeres han sido asesinadas por violencia machista en los últimos 14 años.

Porque la legislación vigente es ineficaz y no se aplica en su integridad y los recursos para luchar contra estas violencias continúan siendo insuficientes.

Porque cada día nos encontramos con numerosos casos de agresiones sexuales, de hombres que se creen dueños de nuestros cuerpos, limitando nuestra presencia en espacios públicos, espacios de ocio o en la noche. Además, ante el caso de una agresión sexual la primera juzgada es la víctima.

Apoyamos las acciones convocadas por los colectivos de mujeres para que se considere la violencia machista como una cuestión que atañe a toda la sociedad, para que se promueva de manera efectiva una educación afectivo sexual que eduque a los niños contra unas masculinidades violentas, posesivas, dominantes y a las niñas para desarrollar su individualidad huyendo de estereotipos.

Pedimos que se aplique de forma efectiva la legislación vigente y se dote de recursos suficientes la lucha contra la violencia por parte de la pareja o la expareja, pero también para que se amplíe la definición de violencia machista para abarcar a todas aquellas violencias que sufrimos por el hecho de ser mujeres. Exigimos protección, reparación y justicia.

Consideramos necesario ser reivindicativas este 8 de marzo porque las mujeres seguimos realizando mayoritariamente el trabajo doméstico y de cuidados, un trabajo imprescindible para la reproducción social que se invisibiliza y no se reconoce, porque esto lo realizamos de forma gratuita y de forma muy precaria cuando se realiza en el mercado laboral, porque los recortes en sanidad, servicios sociales, educación y dependencia se hacen a costa del trabajo y el tiempo de las mujeres. Porque la división sexual del trabajo nos condena a trabajos precarios, discriminación laboral, brecha salarial, mayor índice de paro, porque, aunque se ensalza la maternidad al mismo tiempo nos penaliza en el mundo laboral y por la cada vez mayor feminización de la pobreza.

Por todos estos motivos, y alguno que más que seguramente nos dejamos en el tintero, apoyamos las movilizaciones y acciones que se han convocado para el 8 de marzo. Somos conscientes de la precariedad laboral que atraviesa este país por eso apoyamos que cada una de nosotras elija el marco en el que quiere y puede mostrar su apoyo y realizar sus reivindicaciones.

Y RECORDAR SIEMPRE QUE, SI NOSOTRAS PARAMOS, EL MUNDO SE PARA

Por sexos, el número de mujeres desempleadas en todos los sectores en el municipio es de 1184, el 60,9%, mientras que los hombres suman un total de 759 –el 39,1 %-, manteniendo así la constante que se reproduce en todo el país de una mayor tasa de desempleo femenino, aunque con los datos positivos de disminución constante mes a mes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s